NUEVO AEROPUERTO PARA CARTAGENA: PARTE DE LOS PROYECTOS DEL PROGRAMA 5G DE LA ANI

Como parte del programa 5G que adelante la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI) se encuentra el diseño, construcción y operación de una nueva infraestructura aeroportuaria para la capital del departamento de Bolívar, el cual estaría situado a 24 km del centro histórico de Cartagena, en el corregimiento de Bayunca, implicaría una inversión (CAPEX) de COP2.83 billones y se proyecta generaría 72.495 empleos directos, indirectos e inducidos (el Proyecto). El Proyecto consiste en una asociación pública privada de iniciativa privada – IP – que pretende posicionar al nuevo aeropuerto de Cartagena como el segundo más importante del país y permitirle competir con otros aeropuertos de Latinoamérica, tales como el de Aeropuerto Tocumen, en Panamá.

El 14 de agosto de 2019 se dio la primera audiencia de socialización del Proyecto con las comunidades de su área de influencia y la ANI espera finalizar la etapa de factibilidad del mismo antes durante el año 2022. Asimismo, la ANI espera completar durante el año 2022, la adjudicación de la ampliación del Aeropuerto Internacional Rafael Núñez de Cartagena, que contaría con una inversión de COP500.000 millones, de forma que Cartagena, una de las principales ciudades industriales y turísticas del país, pueda contar con dos terminales aeroportuarias modernas para atender el alto tráfico de pasajeros y carga.

Recientemente, el director de la ANI, Manuel Gutiérrez, mencionó que solo restan algunos ajustes para finalizar la etapa de factibilidad del Proyecto y contar con la aprobación del mismo, para luego proceder a solicitar todas las autorizaciones ante el Ministerio de Hacienda y Crédito Público y Departamento de Planeación Nacional para dar apertura al proceso licitatorio correspondiente. Es importante mencionar que, como lo estableció el DNP en el Documento CONPES 4069 de 2021, el modelo de inversión del Proyecto deberá garantizar la bancabilidad del mismo, especialmente luego de la crisis Covid-19 que tuvo un impacto negativo en los ingresos percibidos por los concesionarios aeroportuarios del país.