Skip to content

Créditos sintéticos en el mercado colombiano

Luis Armando Tolosa

En las condiciones de crédito actuales es muy importante para los deudores administrar y gestionar de manera adecuada los riesgos típicos de una financiación externa. Una de esas estrategias ante las variaciones inusitadas en el tipo de cambio y/o las tasas de interés con componentes variables consiste en la contratación de créditos sintéticos. En este consultorio se ofrece una visión panorámica sobre este tipo de créditos.

¿Qué hace que un crédito sea “sintético”

Un crédito es sintético en la medida que está diseñado para simular otro instrumento de crédito (sin serlo). Por ejemplo, el Distrito de Barranquilla (Distrito) cerró recientemente un crédito sintético con la Agencia Francesa de Desarrollo (AFD) por 50 millones euros. Bajo este crédito, la AFD ofreció al Distrito sintéticamente un crédito en pesos (le presto el equivalente en pesos de 50 millones de euros, según una tasa de referencia fijada en o antes de la fecha de desembolso), de tal manera que la obligación del Distrito es la de repagar los pesos que fueron equivalentes a esos euros en la fecha de fijación, sin asumir riesgos futuros por variaciones inusitadas en el tipo de cambio.

Ahora bien, aunque la AFD tiene un fondeo en euros, y su balance muy seguramente está preparado en euros, la AFD asumió el riesgo que los flujos futuros en pesos no correspondan al flujo en euros equivalente a los 50 millones de euros en la fecha de repago, para poder ofrecerle al Distrito un crédito tailor made denominado en pesos (moneda en que el Distrito lleva su contabilidad).
Para que la AFD pudiera ofrecer este producto al Distrito, la AFD tuvo que tomar una cobertura en el mercado mostrador para administrar el riesgo de tipo de cambio. De manera que el crédito sintético incorpora una cobertura implícita que es tomada por el acreedor (y no por el deudor).

¿Por qué tiene sentido para un deudor tomar un crédito sintético?

La razón principal para optar por un crédito sintético es la mejor posición que tiene el acreedor (el banco) frente al deudor para negociar el pricing de la cobertura en el mercado mostrador, entre otras razones, por el menor riesgo de crédito que tiene el acreedor (en la mayoría de los casos). Asimismo, un deudor puede verse inclinado por contratar un crédito sintético para ahorrarse honorarios, eventuales costos de mantener un equipo de tesorería o un back office funcionando para celebrar y administrar la cobertura.

¿A qué le deben prestar atención los deudores para negociar estos créditos sintéticos?

En los créditos sintéticos, aun cuando los acreedores toman la cobertura, en la medida que igual el crédito sigue otorgándose en beneficio del deudor, los acreedores buscan distribuir (pero, sobre todo, trasladar) los riesgos de mantener la cobertura implícita al deudor. En esa medida, los acreedores negociarán la incorporación de cláusulas de rompimiento de cobertura, según las cuales el deudor deberá pagar los costos que pueda asumir el acreedor, y el unwinding de la cobertura, como consecuencia de un pago anticipado del deudor o un pago en una fecha diferente a una fecha de pago de capital o intereses.

En estos casos, para el deudor es muy importante revisar el lenguaje final de estas cláusulas con el fin de que costos asociados con el riesgo de crédito del acreedor no sean trasladados al deudor, y se precisen con mucho detalle cuáles son los costos y gastos que terminará asumiendo el deudor por el rompimiento de la cobertura.

Facilidad del Crédito por COP500.000 millones a RappiPay

Facilidad del Crédito por COP500.000 millones a RappiPay

Abogados: Mateo Mendoza  Christina Burn  Rodrigo Domínguez  Daniel Vargas

El pasado 26 de septiembre de 2022, Holding RappiPay, una compañía fintech de Banco Davivienda y Rappi, la primera compañía unicornio colombiana, logró el primer desembolso bajo un crédito rotativo sindicado otorgado por Bancolombia, Banco de Bogotá, Itaú Corpbanca y Davivienda, cuatro de los bancos más importantes de la banca local colombiana por COP$500.000.000.000, el cual será destinado por Holding RappiPay para originar créditos de consumo a través su producto más reciente, la tarjeta de crédito digital RappiCard.

La estructuración financiera de la operación estuvo a cargo de Corredores Davivienda, mientras que la estructura legal fue realizada por Mendoza, una de las firmas de abogados más especializadas en la estructuración legal de operaciones financieras complejas que con solo cuatro años en el mercado legal colombiano, se ha convertido en un referente para este tipo de operaciones. Mendoza se ha caracterizado por sus enfoque moderno y pensamiento out-of-the-box hacia los nuevos retos en el mercado colombiano e internacional, al igual que por su enfoque en transacciones altamente sofisticadas con estructuras complejas, como lo fue esta operación.

El crecimiento exponencial de Holding RappiPay en los últimos tiempos ha permitido que miles de colombianos puedan acceder a su primera tarjeta de crédito fomentando así la inclusión financiera en el mercado colombiano. La operación representa un gran logro para Holding RappiPay, pues le permitirá seguir prestando sus servicios a un mayor número de personas y así seguir creciendo como compañía.

Sin lugar a dudas esta operación representó grandes retos a nivel comercial, legal y financiero, no solo por la importancia de la compañía y sus accionistas, sino por la complejidad de la estructura y la magnitud del monto del crédito otorgado. Teniendo en cuenta las necesidades de Holding Rappipay quien recientemente obtuvo la autorización de la Superintendencia Financiera de Colombia para convertirse en una compañía de financiamiento, la estructura garantizó la flexibilidad suficiente a Holding Rappipay para hacer una cesión de toda la operación a la compañía de financiamiento, lo cual implicó importantes retos en materia de regulación financiera como por ejemplo la posibilidad que los bancos prestamistas puedan otorgar la financiación a una compañía de financiamiento. Adicionalmente, en la estructura de esta transacción se utilizó un patrimonio autónomo matriz, el cual sirve como canalizador del recaudo de toda la cartera de Holding Rappipay, que es posteriormente segregado para atender el servicio de la deuda de las diferentes operaciones de fondeo que realice Holding Rappipay evitando de esta manera una subordinación estructural entre los distintos acreedores de Holding Rappipay y, por lo tanto brindando una mayor facilidad de negociación en futuras financiaciones de una compañía que sin duda seguirá creciendo.

Esta operación marca un hito en un mercado en coyuntura, sujeto a la incertidumbre internacional originada por la guerra en Ucrania, los aumentos en la inflación y tasas de interés y el cambio de gobierno nacional, lo cual significó un desafío más en la negociación de la financiación y demuestra que el trabajo en equipo, y sobre todo pensar en todas las partes involucradas, es muy importante para lograr acuerdos que mejoran la posición de todos.