Skip to content

IA en el desarrollo de energías renovables

Carolina Vargas

Desde algunas escuelas en Nueva York y compañías como Samsung, hasta estados completos como Italia, han tomado medidas restrictivas para el uso de la inteligencia artificial (IA) por razones de protección de datos personales. Sin embargo, es indiscutible que a pesar de la resistencia que se pueda presentar, el uso cada vez más cotidiano de las tecnologías de la cuarta revolución industrial es un hecho, y el desafío que las mismas representan para el ente regulador es ineludible.

Una de las industrias en las que la IA puede tener mayor asiento es en proyectos de energías renovables (Proyectos FNCER) ya que se ha identificado que la IA contribuye a agilizar los procesos necesarios para su desarrollo, construcción y operación. Dicha incorporación es necesaria atendiendo al llamado de comunidades científicas sobre la necesidad de acelerar transición energética con el fin de combatir el cambio climático.

Gracias a los modelos predictivos a través de los cuales funciona la IA, es posible optimizar los recursos energéticos y los recursos económicos invertidos en Proyectos FNCE y llegar a reducir los costos de mantenimiento y funcionamiento de los equipos, identificando preventivamente problemas, y ajustando automáticamente los sistemas para mejorar su rendimiento (e.g. la gestión de redes inteligentes, mantenimiento predictivo, optimización y maximización del almacenamiento de energía, paneles solares y turbinas eólicas).

No obstante, más allá de los asuntos técnicos en los cuales se puede emplear la IA, estos sistemas predictivos pueden ayudar, incluso, a analizar la bancabilidad de un proyecto de energía renovable en proceso de financiación y en la valoración que hace una compañía en los derivados necesarios para proteger dichos proyectos. Cabe preguntarse ¿qué tan lejos estamos de lograr implementar un marco regulatorio que permita aplicar la IA en el sector energético, sin poner en peligro la seguridad de los datos personales y demás riesgos que la IA conlleva?

A la fecha, el principal avance es el CONPES 3975 de 2019 que incluye la “Política Nacional para la Transformación Digital e Inteligencia Artificial”. Esta política incorporó un plan de acción dirigido a disminuir las barreras que impiden la implementación de tecnologías digitales en el sector privado y público en Colombia; crear instituciones habilitantes para la innovación digital; fortalecer las competencias del capital humano para afrontar las tecnologías; y, desarrollar condiciones habilitantes en la preparación para los cambios económicos y sociales que conlleva la IA.

A partir de ahí, la Misión de Expertos de IA llevó a cabo 2 proyectos: el Laboratorio de Políticas Públicas en IA; y la Plataforma de Empoderamiento: AprendeIA. Además, se desarrollaron varios documentos: un marco ético de implementación de IA, la conceptualización de la economía de intercambio de datos, y el diseño de los Regulatory Sandboxes y Beaches (también relevante en temas de hidrógeno) y un modelo de gobernanza.

Aún hay un gran camino por recorrer para la implementación de la IA en la industria energética, sin embargo, llama la atención que en el capítulo de sostenibilidad y protección del medio ambiente del documento de Diagnóstico elaborado por esta Misión, se hace especial hincapié en el rol de la IA en la gestión de las redes descentralizadas inteligentes que puedan optimizar el uso de energía, equilibrando las necesidades de suministro y demanda de electricidad en tiempo real, así como en el apoyo a los sistemas de energía con bajas emisiones de carbono integrándolo con fuentes de energía renovable y eficiencia energética.

Medida para mitigar la crisis tarifaria de energía

Medida para mitigar la crisis tarifaria de energía

Por: Santiago M Infante

Debido a la crisis tarifaria existente en el sector energético colombiano, la Comisión de Regulación de Energía y Gas (Creg) emitió la Resolución 101-029 de 2022, en la que invita a los comercializadores y generadores con contratos de compraventa de energía a largo plazo vigentes (“PPAs” por sus siglas en inglés) a modificar las condiciones generales.

De esa manera, los comercializadores pueden asegurar el cumplimiento de las diversas obligaciones adquiridas en el mercado de energía mayorista, garantizando la continuidad de la prestación del servicio público.
La Resolución invita a los comercializadores y generadores que tengan PPAs vigentes a modificar los precios e indexadores pactados, y los plazos de pago acordados en dichos PPAs, bajo la condición de que los mismos estuvieran vigentes a la fecha de expedición de la Resolución.

Así mismo, permite a los comercializadores que atienden usuarios finales a diferir el cumplimiento de las obligaciones facturadas por el Administrador del Sistema de Intercambios Comerciales (Asic) y el Liquidador y Administrador de Cuentas (LAC), que sean liquidadas en el periodo comprendido entre septiembre de 2022 hasta el mes de diciembre del mismo año, por un periodo de 18 meses contados a partir del primero de enero de 2023.

Aunque la resolución es aplicable a todos los proyectos de generación de energía, incluyendo aquellos proyectos adjudicados bajo la tercera subasta de renovables que tuvo lugar el año pasado, de acuerdo con lo establecido en la Resolución 40590 de 2019 del Ministerio de Minas y Energía, la modificación de los PPAs adjudicados bajo la subasta requerirán de autorización previa y por escrito de dicha entidad, lo que imposibilitaría la presentación de los otrosíes dentro del plazo previsto.

Por otro lado, los precios de los insumos y de la materia prima para la construcción de paneles solares y turbinas eólicas se han incrementado considerablemente durante el último año tal y como lo reporta la Agencia Internacional de Energía.
Algunos ejemplos de dichos incrementos son el incremento del precio del silicio de grado fotovoltaico, el cual se cuadruplicó; el aumento del precio del acero en un 50%; el aumento del precio del cobre en un 70%; la duplicación del precio del aluminio, y el aumento de los costos de flete en casi cinco veces.

En ese sentido, gran parte de los proyectos que resultaron adjudicatarios de PPAs en la tercera subasta de proyectos de generación de energía renovable se encuentra en etapa de desarrollo o construcción y hasta ahora los incrementos en costos de la materia prima están siendo asumidos por los sponsor de los proyectos. Si se modifica el indexador para determinar el precio de venta de la energía, se le estaría duplicando al sponsor la carga del efecto inflacionario, pues no solo se le está pidiendo que asuma el mayor costo, sino un menor ingreso por el mismo evento.

Fuente: Asuntos Legales

[button text=”Link to Blog” link=”https://www.asuntoslegales.com.co/analisis/santiago-infante-3456279/medida-para-mitigar-la-crisis-tarifaria-de-energia-3456275″ target=”_blank”]